Cosas que echaría de menos de Alemania

Hace unas semanas encontré una comunidad de Bloggers en Alemania bastante bonita. Una de las participantes es Marta de la Libreta Roja y propuso un Blogparade que me encantó. La pregunta era: “Si volvieras a España ¿qué echarías de menos?” En mi caso sería si volviera a Lima/Perú. Es una pregunta que nunca me había hecho. Y cuanto más la pienso, se me vienen a la mente más y más cosas que extrañaría de mi vida en Alemania. Aunque un poco tarde, me animé a contarles algunas de las cosas que yo extrañaría.

La tranquilidad

cosas que echaria de menos de Alemania

Es que ¿cómo se los explico?. No digo que en Alemania nunca hay ruido. Y uno pensaría que tanta tranquilidad agobia, aburre. Pero en Lima hasta las alarmas del carro se saben la Cucaracha. Los domingos super temprano pasa la señora de los tamales, a la cual le agradezco por sus ricos tamales pero no que me despierte con su “Tamaaaaaaales, tamaaaales”. Además que los carros para recoger basura pasen a la medianoche y te despierten no sólo a tí si no a tu bebé que dormía placidamente. A pesar que amo mi ciudad, cada vez que salía regresaba con un cierto nivel de estrés. En Alemania hay algo que se llama “Ruhezeit” y es oficialmente de 1 pm- 3 pm, de 8 pm-7 am, domingos y feriados todo el día.

El tráfico

Ahora que por fín tengo una licencia de conducir alemana ya teniendo un brevete peruano, puedo decir que aquí se aprende a manejar respetando las reglas de tráfico. Y como peatón me da mucha tranquilidad que me respeten y me cedan el paso en las calles. Y sobre todo amo que la gente no use el claxon para todo y por cualquier razón.




La seguridad

El poder caminar en las noches sola, sin temor a que alguien quiera robarme, no tiene precio. Amo dejar mis cosas en un lugar, regresar y encontrar todo como lo dejé. Una vez dejé la llave del departamento en el cerrojo de la puerta antes de irme de vacaciones por cuatro semanas. Cua-tro semanas! Cuando llegué, la llave seguía colgando de mi puerta y al entrar no faltaba nada. Díganme si eso no es seguridad!

Las estaciones del año

No hay nada que decir, sino mostrarles algunas fotos.

 

Lo que echaría de menos de Alemania
Verano – Nuremberg
Lo que echaría de menos de Alemania
Otoño – Nuremberg
Lo que echaría de menos de Alemania
Invierno – Múnich
Lo que echaría de menos de Alemania
Primavera – Dresden

La limpieza

De Alemania extrañaría también la limpieza que se ve, se siente y hasta se respira. Sus calles, sus ríos, la mayoría de sus baños públicos. El agua potable de los caños. Que la gente ponga la basura donde corresponde: en los basureros y no la tire desde la ventana de los buses a la calle.

Los mercados navideños

Amo la bulla de la navidad en Lima, con las lucecitas con el sonido de los villancicos y que a las 12 el cielo se llene de luz y la gente salga a saludarse. Eso me EN-CAN-TA. Y ni que decir de la comilona que nos damos.  Lo que extrañaría de la navidad alemana serían sus mercados navideños. Pasear en el frío por esos puestitos que ofrecen tantas cosas lindas, hacer una pausa tomando un Glühwein y comiendo pan con salchicha. La decoración de las calles. Músicos, coros en la ciudad tocando o cantando música navideña.  Y el olor de los típicos Weihnachtsplätzchen, que olor!. Me declaro amante de los Weihnachtsmärkte !!

Lo que echaría de menos de Alemania
Mercado navideño de Nürnberg
Lo que echaría de menos de Alemania
Glühwein o vino caliente
Lo que echaría de menos de Alemania
Lebkuchen
Lo que echaría de menos de Alemania
Puesto típico de los mercados navideños

El sistema

Me gusta que la educación sea gratuita, que como padres recibes bastante apoyo del gobierno. Que el sistema de salud sea tan bueno y asequible a cualquiera. Me gusta también que el sueldo te alcanza para tener una vida decente. Y que hay apoyo para todo el que por cosas del azar tenga menos. Definitivamente Alemania en este sentido es muy atractivo para muchos y es algo que sé que extrañaría mucho.




Las diferentes culturas

La mayoría de las ciudades más grandes de Alemania como Berlín, Frankfurt, Múnich son ciudades cosmopolitas. Incluso en mi ciudad, Nuremberg, que no es ni grande ni chica encuentras personas de todas partes del mundo. Y eso, chicos, es bastante enriquecedor. Al hacerte amigos de personas de tantos países te abre la mente, aprendes a ser más tolerante pero también aprendes de ellos mismos, de su cultura, idioma, comida. Y a los eternos viajeros pues te da la oportunidad de viajar a sus países y quien sabe hasta puedes ahorrarte en la estadía.

El Altstadt, las fachadas

Si por ahí me sigues en Instagram (Asi es Alemania) ya te habrás dado cuenta que amo con locura los edificios antiguos, la arquitectura en general, el barrio antiguo de cada ciudad. Es como si te trasladases a otra época. Cada esquina merece una foto. Y hay tantos “Altstadts” que son como sacados de cuentos de hadas. Aquí les dejo unas fotos de algunos. Definitivamente tengo que hacer un post recomendandoles las ciudades más lindas que tiene Alemania. Creo que esto es el número 1 de las cosas que más extrañaría.

Lo que hecharía de menos de Alemania
Dresden
Lo que echaría de menos de Alemania
Nuremberg
Lo que hecharía de menos de Alemania
Regensburg

Caminar descalzos en casa

Por último, algo super loco es que cuando llegué a Alemania me molestaba estar sacandome a cada rato los zapatos para entrar a una casa. Ya sea por temor a que mis piececitos olieran mal o tenía que estar siempre pendiente que mis medias no tengan hueco o que se yo. Me parecia molestoso. Pero ahora me encanta! No sólo lo encuentro cómodo sino que me parece una forma bastante práctica de no ensuciar la casa, ya sea la tuya o la de tu anfitrión.

Qué les parece? Hay algo que tú extrañarías de Alemania si tuvieras que regresar a tu país? Me encataría saber 🙂

Comentarios de Facebook

2 comentarios sobre “Cosas que echaría de menos de Alemania

  • el junio 17, 2018 a las 09:18
    Permalink

    ¡Hola Fabiola! A mí también me encanta la tranquilidad y la seguridad que hay en Alemania. Yo vengo de Madrid, en España, y aquello era un estrés. Corriendo siempre de un lado a otro, sin casi verde y con un montón de gente siempre. Aquí, además de ir en bici casi siempre, tengo sensación de más espacio y calma. De hecho Ruhig se ha convertido en una de mis palabras favoritas 🙂 ¡Un saludo desde NRW!

    Respuesta
    • el junio 18, 2018 a las 12:29
      Permalink

      Hola Montse, que linda! A mi también me encanta ir en bici. Llegas a todos lados más rápido que con los buses, es sano y a mi manejar me relaja mucho. Y la tranquilidad me encanta. Pero para serte sincera, desearía que a veces los domingos haya un poquitín más de vida 🙂 Un abrazo!

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *